Yeon-mi Park es activista de los derechos humanos, pero mundialmente conocida por ser una de las pocas desertoras de Corea del Norte a los 21 años de edad en 2007. Actualmente vive en Corea del Sur. Su situación no era igual que la de todos los norcoreanos, sino que formaba parte de la élite gobernante del país. Ahora trabaja como activista, periodista, abogando por la causa de los refugiados de Corea del Norte.

El padre de Park fue arrestado por comercio ilegal siendo sometido a trabajos forzados. Su punto de vista sobre la dinastía de terror de Kim cambió cuando vio un DVD pirata de la película 1997, Titanic, que le hizo darse cuenta de la naturaleza opresiva del gobierno norcoreano. La película le enseñó el verdadero significado del amor y le mostró “el sabor de la libertad.” La reacción sobre la naturaleza opresiva de la dictadura se reveló aún más cuando fue invitada a los nueve años para presenciar la ejecución de la madre de uno de sus amigos por la venta de DVDs.

El padre de Park fue diagnosticado con cáncer de colon, mientras se encontraba internado en campo de trabajo. Mediante un soborno para asegurar su liberación del campo consiguió recibir tratamiento médico. Al reunirse con su familia, planearon su huida a China. Park y su familia escaparon de Corea del Norte viajando a través de China con la ayuda de intermediarios que trafican con los norcoreanos. Después de su huída Park se convirtió en un activista a tiempo completo por los derechos humanos en Corea del Norte.

En el siguiente vídeo nos cuenta su estremecedor testimonio, relatándonos la dura vida de los norcoreanos y la odisea de su huída del país. El vídeo fue grabado como ponencia durante el One Young World Summit.

Original

No hay comentarios

Dejar un comentario