El nuevo fenómeno viral del momento: Un perro vestido de oso en una cinta de correr.